COLOMBIA. De Cúcuta a Bogotá

Lo que realmente me ilusionaba de explorar este lindo país era sin duda el hacerlo junto a mi nueva compañera de aventuras. No se me puede ocurrir nada más motivante y bonito que compartir esta increíble experiencia que estoy viviendo con alguien. Más aún si ese alguien es una persona tan especial como esta coñomadre venezolana quien poco a poco, casi sin darme cuenta, estaba conquistando mi corazón, hasta el momento tan solo preocupado de irse nutriendo de lindas experiencias.

COLOMBIA. De Bogotá a Ipiales

Llegué a Bogotá ilusionado con la posibilidad de que Adriana sucumbiera a mi propuesta de buscar apoyo para que continuara acompañándome en esta aventura. La bajada desde el puerto de Caleras nos regaló una preciosa vista aérea de la capital colombiana por lo que tuvimos la sensación de estar aterrizando sobre esta enorme ciudad.